Para mañana, Dimecres Bo, y el jueves, Dijous Bo, ya está preparado un amplio dispositivo de seguridad en el que participarán cuerpos de policías de varios municipios, Guardia Civil, Protección Civil de Inca y de pueblos vecinos, y el Hospital de Inca.

Según ha asegurado la regidora de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Antonia Triguero, «sólo para el miércoles por la noche están preparados 40 efectivos de la Guardia Civil que trabajarán en las rotondas y de paisanos por el interior». Además, Triguero ha explicado que está preparado un plan de emergencia y los viales de paso rápido.

Pese a no haber hecho una estimación de las personas que se esperan para este año, la regidora ha destacado que, «tras el gran éxito que han tenido las Fires, es muy probable que aumente la gente que vaya a Inca» y ha añadido que «además este año está previsto muy buen tiempo».

Para que los residentes y visitantes puedan disfrutar tranquilos de las fiestas, Triguero ha recomendado que «los que vengan en coche lo hagan lo antes posible» y que mientras paseen por las calles «se tengan las pertenencias bien vigiladas por si hay algún carterista».

Respecto a la verbena del Dimecres Bo, la regidora ha recordado a los asistentes que pretendan hacer botellón que este año se perseguirá con multas de hasta 300 euros y ha rogado que la gente beba «de manera responsable y sin ensuciar las calles».

X