Circ Bover, fantasía ambulante

El Circ Bover vuelve a Inca. El popular circo mallorquín ofrecerá su espectáculo el próximo domingo en el marco de la primera feria. El pasacalle Naïf hará especialmente las delicias de los más pequeños, aunque se trata de una actuación de la que puede disfrutar el público de cualquier edad. La representación será mañana y tarde, y por todo el recorrido de la feria.

El Circ Bover tiene una trayectoria corta, pero muy sólida. Su aventura comenzó en 2005, bajo el impulso de Sebastià Jordà, con el objetivo de difundir las artes circenses en Baleares. Desde su primera gira como circo itinerante por los pueblos de Mallorca contó con el favor del público de la isla, lo que se tradujo en un rápido reconocimiento que le ha llevado a realizar giras tanto nacionales como internacionales. Entre sus objetivos está llevar la sonrisa a los niños que más lo necesitan, y prueba de ello son sus actuaciones en lugares en conflicto como Palestina, Kosovo, Costa de Marfil o Sáhara.

La compañía dispone de carpa fija en Sineu y en 2012 creó Es Centre de Circ, un proyecto con tres pilares fundamentales: programación, oferta educativa y la residencia de artistas. La escuela de formación, pionera en Baleares, es el lugar adecuado para el entrenamiento de todos aquellos que quieren convertirse en artistas de circo.

Cristina Mateu, una de las personas responsables de gestionar la compañía, subraya que el Bover “está cumpliendo con creces su propósito de difundir las artes circenses en Baleares. El éxito de nuestros espectáculos ha ido en aumento y contamos con el reconocimiento tanto a nivel local como nacional e incluso internacional”.

Mateu recuerda que en 2010 abandonaron las giras con carpa “por el excesivo gasto que suponían al no disponer de apoyo institucional”. Un cambio que en modo alguno redujo su éxito porque el Bover atraviesa un momento dulce: “Hemos afrontado bien la crisis, contamos con un buen elenco de artistas, y cada vez tenemos más demanda de actuaciones”.

Puntualiza también que el circo mallorquín es pionero y diferente en más aspectos: “No utilizamos animales y disponemos de una escuela. Aquí vienen muchos colegios para que los niños conozcan más de cerca el mundo del circo. También nos contratan en fiestas en las que quieren un espectáculo original y divertido”.

This post is also available in: Catalán

X