La Junta de seguridad de Inca, en colaboración directa con los diferentes cuerpos de emergencia, ha confeccionado una especie de ‘plan de seguridad’ para este Dimecres y Dijous Bo. Y es que la capital del Raiguer espera una afluencia que puede rondar las 10.000 personas entre las dos jornadas.

El Ayuntamiento ha habilitado 1.200 plazas de aparcamiento más de las habituales en diferentes zonas de la ciudad y ha establecido hasta cinco rutas de emergencia por si debiera producirse alguna evacuación.

Se colocarán numerosas señales móviles en las diversas vías para facilitar el tráfico, tanto de vehículos, como de peatones. Se calcula que unos 300 policías controlarán la ciudad, incluidos sus accesos.

Por otra parte, Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFV) también pone en marcha servicios especiales para el Dimecres y Dijous Bo.

X