El Ajuntament precintará y multará las paradas diurnas y nocturnas que se monten en la calle sin licencia los días 13 y 14 coincidiendo con la feria. Se montará un dispositivo especial de vigilancia y actuación para luchar contra la venta ilegal coincidiendo con el Dijous Bo. El alcalde, Rafel Torres, ha dado orden a las concejalías de Policía y de Promoción Económica de que organicen este servicio después de haber detectado que este año pueden proliferar dichas paradas sin ningún tipo de permiso.

Un grupo de funcionarios municipales acompañados por un agente de Policía en cada caso realizarán rondas de vigilancia desde el miércoles por la mañana hasta el jueves al anochecer para detectar todas aquellas paradas que no tienen los permisos necesarios para su actividad en la calle. Se hará un especial inciso en los lugares de bebidas y de comida en la calle. Al efecto, se estudiará ahora la contratación temporal de algunos policías más para ampliar el dispositivo completo del Dijous Bo en materia de tráfico y seguridad ciudadana y, a la vez, dar cobertura a estas nuevas actuaciones. En el supuesto de que se encuentre alguna parada en situación irregular se procederá a su precintado y a la imposición de la correspondiente sanción económica. El alcalde Torres ha manifestado que “la finalidad de este dispositivo será la de hacer cumplir la normativa municipal y, a la vez, proteger el comercio de Inca que funciona normalmente, pagando los correspondientes impuestos y con los permisos legales”. Estas actuaciones se añaden a la vigilancia contra el botellón que se ha llevado a cabo los últimos años, sobre todo en la zona centre, después de que se aprobara una ordenanza que prohíbe esta actividad en la calle.

X