Cae la noche y las calles de Inca están repletas de gente con ganas de fiesta.

Mañana es Dijous Bo y los inquenses y los numerosos visitantes disfrutan de las atracciones, pasean, charlan, comen y viven las horas previas a la feria que más renombre da a la capital del Raiguer.

Las fuerzas de seguridad velarán para que no haya alteraciones de orden público.

Feliz velada.

X