La plaza de Santa Maria la Major se ha transformado hoy en la plaça de L’Olivera y es un hervidero de gente. Los visitantes de la primera feria de Inca quieren acercarse a ver lo que ofrecen los diferentes puestos en los que se exponen y venden productos relacionados con el olivo.

Uno de los puestos está atendido por Margalida Llabrés, de la Tafona Son Catiu, uno de los productores de referencia en Mallorca. Margalida señala que el 15 de octubre empezaron los trabajos de elaboración del aceite en Son Catiu y se congratula del interés que provocan en los visitantes los puestos con productos del olivo: “Ha venido mucha gente, la verdad es que estamos muy satisfechos de la respuesta del público”.

X