Hace ocho años que Jaume Rivera, responsable de la Fira de la Sostenibilidad, propuso al ayuntamiento crear una zona donde concienciar a la gente de lo importante que es reutilizar y reciclar los productos. Este año, con su nueva ubicación en la plaza Libertad, e incluido en la Fira de la Tierra, Rivera espera poder hacer llegar a más personas el mensaje de sostenibilidad.

En los 30 expositores que están instalados en la plaza durante el sábado y el domingo se ofrecen productos ecológicos muy diversos. «Es una Fira un poco distinta a todas las demás. Toda la artesanía que vendemos proviene de materiales reciclados como palés o papeles de periódicos», explica Rivera.

El objetivo de esta Fira es conseguir concienciar a la máxima población posible sobre la importancia de adquirir unos hábitos de vida sostenibles. «Nosotros tenemos que explicarlo todo. La gente se sorprende al ver un precio algo superior de lo que encuentra en otros sitios y les tenemos que contar a qué se debe», asegura el impulsor de este espacio.

Respecto al precio, Rivera tiene claro que si bien el coste inicial es más elevado, con el tiempo los productos sostenibles son más económicos. «Nosotros, por ejemplo, vendemos un desodorante que cuesta 10 euros. Puede parecer muy caro pero al ser una piedra natural te puede durar entre 3 o 4 años. Al final es más barato», detalla.

En este rincón sostenible, los visitantes podrán durante el fin de semana conocer mejor el funcionamiento de las energías renovables, aprender a crear su propio huerto urbano y podrán encontrar todo tipo de artesanía hecha con productos reciclados. Además, mañana se realizará un taller de pintura de piedras para los más pequeños de la casa.

X