Ganar el concurso convocado para elegir la imagen representativa del Dijous Bo sería un motivo de satisfacción para cualquier agencia de publicidad, pero en el caso de los ganadores de este año, José Antonio Vidal y Llorenç Fernández, de Neoprint, la satisfacción es doble por una sencilla razón: se trata de una empresa de Inca, y añaden el orgullo de representar a su ciudad.

Vidal explica el proceso para crear la imagen ganadora: “Tenía que ser representativa del Dijous Bo y que al mismo tiempo hiciera alusión al centenario del Teatro Principal. Pensamos en diferentes opciones, pero al plasmarlas en un cartel no nos convencieron. Seguimos trabajando en varias ideas hasta que encontramos la fórmula adecuada para expresar lo que buscábamos”.

El póster ganador representa una antigua entrada de teatro que invita a asistir a la representación del Dijous Bo: “Así fue como concebimos la imagen. Imaginamos el Dijous Bo como una gran obra, una superproducción que tiene como escenario las calles de Inca. Apostamos por un diseño vintage que alude a la nostalgia que hay en la ciudad por el Teatro Principal”, relata Vidal.

Los autores se muestran muy satisfechos del resultado y de la acogida, según afirma el propio Vidal: “La imagen ha gustado mucho, según hemos podido constatar con mucha gente. Este año parece que la calidad de las propuestas era muy alta, más incluso que otros años, así que sólo podemos estar muy contentos”.

El concurso tiene una dotación económica de 500 euros, pero Vidal matiza que “en este caso el dinero es secundario. Diseñar la imagen del Dijous Bo supone prestigio y un espaldarazo para Neoprint. Además, somos una empresa de Inca, lo que hace que estemos doblemente orgullosos”.

X